martes, 14 de julio de 2009

Transporte público colectivo

Ya que borré mi cuenta en MySpace (en realidad no, MySpace lo impide, pero igual borré todo), pude recordar que tenía unos cuantos posts ahí, así que decidí guardar unos que me gustaron para publicarlos acá, pero con unos pequeños cambios (sólo autocensura, en estos momentos no me siento tan irreverente). Este post en particular lo escribí el 2 de agosto de 2007 refiriéndome al transporte público celayense, pero ahora que he tenido la experiencia de usar el de otras ciudades, veo que no hay mucha diferencia, y no ha mejorado nada...

El curso de tu día puede dar un giro inesperado en tan sólo unos minutos, unos minutos viajando en transporte público colectivo. Este campo de medios de transporte abarca desde las diminutas combis hasta los grandes camiones de dos pisos o el metro, que para el caso es lo mismo. Sea como sea, siempre es el mismo proceso para realizar uno d estos viajes, pero pocas veces son las que sales satisfecho del servicio que acabas de obtener.

Primero tienes que caminar hasta el lugar donde la ruta del transporte pasa más cerca. Ten en cuenta que siempre va a hacer sol, y si no estará lloviendo o a punto de. En cuanto llegas al lugar exacto te das cuenta de que el camión que normalmente tomas acaba de pasar, por lo que tendrás que esperarlo como mínimo 10 minutos. Para esto tú ya llevabas el tiempo medido, lo que representa que con esperar 10 minutos al camión tendrás ya un retraso. Además siempre eliges la hora en que el transporte público es más usado, así que cuando pase el próximo camión que te lleve a tu destino podrán pasar dos cosas: 1) No se parará, lo cuál de por sí terminará de [piii, CENSURA]=fastidiarte con la irritación ya acumulada por el calor que hace bajo el sol; o 2) Se para, pero el chofer es tan insensato que te toca ir parado en uno de los escalones de la entrada al camión, y la puerta trata de cerrarse sobre ti por lo menos una vez, ¡¡¡y además el chofer se enoja por esto porque lo pueden multar!!!, así que exige a gritos a la gente que se recorran más. [El siguiente comentario es elitista y grosero] (Tal vez si el chofer hubiera cursado la secundaria sabría que una de las leyes fundamentales de la física es que dos cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio al mismo tiempo.)

En fin, por lo menos ya vas arriba, pero como vas parado, y MUY apretado, tienes que cuidarte de no dar arrimones a la gente, y lo más importante, que no te los den a ti. Como es evidente, el camión va lleno de la mayoría de los alumnos de la secundaria oficial no. 27, que tuvieron clase de deportes hace 30 minutos, y si no, se echaron una cascarita de "fucho", por lo que todos van sudando y maloliendo, además de que son ellos los culpables de que la mayoría del camión esté ocupada pues llevan una mochila inmensa que no se quitan de la espalda, así que ocupan dos lugares en vez de uno. Entonces, vas parado, apretado, acalorado, sarandeado por la mala educación vial del chofer, y como resultado de todo lo anterior: [piii, CENSURA]=muy enojado. Además tienes que lidiar con las bajadas, ya que la señora con cuatro hijos que va hasta adelante decide bajar por atrás, entonces todos tienen que hacer un pequeño espacio (pequeño realmente) para que pase la señora con los cuatro niños que llevan cuatro inmensas mochilas, y si por lo menos pensabas que con la bajada anterior se iba a hacer un poco más de espacio, ¡TE EQUIVOCAS! 10 personas más en la misma parada tratarán de subir y acomodarse donde acaban de desocupar el lugar sólo 5 personas.

Por fin ves tu parada, por lo que te alegras y haces lo posible por anunciar tu bajada con el timbre. Tu esfuerzo será en vano, pues hay tres escenarios diferentes pero igual de desepcionantes: 1) Debido a la masa de gente dentro del camión, no te mueves rápido y no alcanzas a presionar el botón del timbre a tiempo, por lo que se pasa tu parada y tienes que gritar ¡BAJAN! y el chofer te dejará dos cuadras más allá; 2) Te avispas y te paras desde antes para tocar el timbre, pero cuando lo haces te das cuenta de que no suena, y en lugar de gritar inmediatamente ¡BAJAN!, sigues apretando el botón hasta que se te pasa la parada y entonces gritas ¡BAJAN! y el chofer te dejará dos cuadras más allá; 3) Te avispas y te paras desde antes para tocar el timbre, pero cuando lo haces te das cuenta de que el chofer te ignora, así que dejas el dedo pegado al timbre para que no deje de sonar y el chofer te grite ¡YA TE OÍ! y de todos modos te deje dos cuadras más allá.

Así que bajas acalorado, sudando, apestando, con la moral baja, irritado, con ningún glamour ni signo de felicidad, [piii, DOBLE CENSURA]=fastidiado, muy enojado etc... Pero no te desgastes todavía, porque aún te falta caminar bajo el sol o la lluvia unas cuantas calles.

Algunas varianes (no muy variantes) son que, por ejemplo, si esperas el camión de noche, lo más probable es que no pase o que se tarde el doble del tiempo en pasar, aunque no irá tan lleno (o igual y sí). En el metro la única ventaja es que es más rápido y las paradas son automáticas, pero puede que no alcances a subirte o a bajarte donde debes. Si es taxi te cobran más de lo que esperabas o no pasa ninguno, o el chofer trata de hacerte plática e incluso se llega a desahogar contigo de todos sus traumas y frustraciones por las q acabó siendo taxista.

En fin, esto es el transporte público colectivo...

3 Responses to “Transporte público colectivo”

espacioenrenta dijo...

qué bueno que viajamos en camión por puro gusto y no por jodidos!

eda?
...





eda?...





(...)

KaWoRuTaTy dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA K risible!!

Pues sí, así es la vida!! Acá en León Guanajuato se suman dos inconvenientes más, el hecho de que no puedes nunca bajar por adelante y aunque esté lleno te tienes que abrir el camino a empujones, rasguños y arrimones (exceptuando por una ruta donde los choferes por alguna extraña razon te dejan bajar por adelante, cuando todas las rutas pertenecen al municipio, es raro), y el hecho de que antes había unas rueditas de metal de esas que sirven para contar a la gente con que acababas con un fierro en tu riñon o en el hígado ya fusionado a ti... Ahora se sustituyeron por unas barras que cuentan a la gente que aborda y que baja, pero AY DE TI, si pasas por equivocacion por esa barra mas de dos veces cuando el camión va lleno, el chofer te gritará sandeces y te hará pagar las veces que pasaste por ahí...

EN FIN HAHAHA sin embargo, fíjate que tenemos un servicio de transporte sub-urbano ¿se llama así? muy bueno a comparación de otros países, allá se paga el triple por un servicio equivalente a un guajolotero nacional mexicano...

Y si hay cosas chidas, entre ellas que cuando te toca lugar, puedes leer tranquilamente, y también se contribuye a no contaminar el medio ambiente hahaha si es que primero no mueres de un coraje!

SALUDOSSSS BTOVSKY!!

He! dijo...

Amiguin deberias de decir que comenten en el blog y no en facebook, estas todo cachorro....ahora soy tu "fiel" seguidor y ya vi tú "colectivo" o lo que sea que "sean"...

En fin, todo cachorro con tu descripción...